Alfa Romeo. 110 Años

El 24 de junio de 2020, Alfa Romeo celebra 110 años de genialidad italiana, innovaciones tecnológicas, éxitos deportivos y creaciones memorables sobre cuatro ruedas. A continuación leerán curiosidades, costumbres y hechos relacionados con la marca, en su contexto italiano y en todo el mundo. ¿Cómo? A través de algunos de sus modelos mas famosos y conociendo conductores y estrellas, técnicos y estilistas, celebridades y entusiastas: los protagonistas de la leyenda de Alfa Romeo.

Los Orígenes

Alfa Romeo se estableció oficialmente en Milán, Italia, el 24 de junio de 1910. Ese año, un grupo de empresarios y empresarios adquirieron la Società Italiana Automobili Darracq, la sucursal italiana del fabricante de automóviles francés, y sus talleres Portello en las afueras de la ciudad, y establecieron A.L.F.A. (Anònima Lombarda Fabbrica Automobili – «Fábrica de automóviles Lombard, empresa pública»).

El primer auto

La empresa recién formada quería desarrollar un modelo completamente nuevo y original. Para hacer eso, A.L.F.A contrató a Giuseppe Merosi, un ingeniero de primera clase, especializado en motores de carreras y que trabajó para algunas de las más avanzadas compañías de ese momento. Bajo el liderazgo de Merosi, la compañía desarrolló el 24 HP, que hoy podría describirse como un sedán deportivo. El vehículo ofrecía un motor de 4.1 litros que entregaba 40 hp y alcanzaba una velocidad máxima de 100 kph, que en ese momento era una velocidad considerable. Durante el primer año se vendieron un total de 50 unidades, y el vehículo se inscribió en la Targa Florio de 1911, donde lideró la mayor parte de la carrera hasta que salió de la carretera y terminó su día. En este momento, las carreras de resistencia eran el lugar en el que se probaban el rendimiento y la fiabilidad de los vehículos nuevos.

Tiempo de exploración

La exploración sobre cómo mejorar la aerodinámica de la industria automotriz recién creada también tuvo lugar. Si bien los automóviles aún se parecían al diseño de caballos y carruajes, algunos visionarios comenzaron a soñar con formas más extremas y aerodinámicas. La «Aerodinámica» de 40-60 HP fue encargado por el Conde Marco Ricotti de Milán y construido por Carrozzeria Castagna, basado en un vehículo Alfa 40-60 HP. La «Aerodinámica» fue construida completamente en metal, y estaba completamente cerrada y tenía ventanas circulares. El vehículo alcanzó una velocidad máxima de 139 kph.

El icónico Isologo

Mientras continuaba la experimentación con vehículos, la idea del logotipo de Alfa Romeo nació en una parada de tranvía en Milán. Romano Cattaneo, uno de los diseñadores de ALFA, estaba en Piazza Castello esperando el tranvía. Mientras miraba la emblemática Torre Filarete, le llamó la atención el «Biscione Visconteo», el escudo de armas de la familia Visconti, que había dominado la Milán medieval. A Merosi le gustó la idea y después de desarrollar diferentes versiones, los dos amigos decidieron que el mas convincente mostraba el dragón Biscione en un lado, y el emblema de la Ciudad de Milán, una cruz roja sobre un fondo blanco, en el otro. El nuevo isologotipo combinaba las dos crestas heráldicas en las que estaba escrito en oro ALFA arriba y MILANO abajo, separadas por dos nudos de Saboya, para honrar a la familia real. Si bien su diseño básico permaneció intacto hasta hoy, a lo largo de los años se actualizó para reflejar los cambios más importantes dentro de la marca.

A.L.F.A conoce a Romeo

Para 1913, la compañía producía 200 automóviles, y el A.L.F.A 24 HP estaba estableciendo una reputación de desempeño, tecnología y calidad. Para 1915, la compañía tenía 2.500 empleados y producía diferentes series de 24 HP, 15 HP y 40/60 HP. Sin embargo, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, los bancos que poseían la deuda de la compañía se la confiaron un joven ingeniero y empresario napolitano llamado Nicola Romeo. Durante la Primera Guerra Mundial, la compañía produjo equipos militares. La planta del Portello fue ampliada y convertida a la producción para la guerra. Fabricaba compresores de motores, municiones y motores de aviones. Solo en 1919, después de que finalizó la guerra, se reanudó la producción de automóviles, inicialmente con el ensamblaje de piezas en stock, luego con el diseño de nuevos modelos. Fue el comienzo de una nueva era. El nombre de la empresa se cambió oficialmente a Alfa Romeo y el logotipo se actualizó en consecuencia. Las letras también se modificaron para hacerlo más lineal.

La era post Primera Guerra Mundial

El Alfa Romeo RL, desarrollado por Merosi, comenzó a producirse en 1922, convirtiéndose en el primer modelo deportivo Alfa Romeo después de la Primera Guerra Mundial. Se desarrollaron muchas versiones del RL: Normale, Turismo, Sport y Super Sport, y el modelo experimentó un gran éxito internacional: una unidad fue comprada por un indio Maharaja y otra fue conducida por el hermano del emperador japonés. Para seguir construyendo la marca, Nicola Romeo estaba interesado para participar en carreras. Como resultado, se desarrolló una versión de carrera del RL. Un verdadero pura sangre de la época, el RL «Corsa», renombrado TF, o Targa Florio después de la victoria de 1923 en la famosa carrera creada por Vincenzo Florio en Sicilia, era mucho más liviano que el modelo original, y ofrecía innovaciones como los dobles carburadores. La marca también reunió a un equipo de grandes conductores: el primer equipo de carreras de fábrica incluyó a Ugo Sivocci, Giuseppe Campari, Antonio Ascari y un nombre que dejó su huella en los anales de la historia del automóvil: Enzo Ferrari.

El Quadrifoglio: mas que suerte

Si bien circulan muchas historias sobre el origen del trébol de cuatro hojas (quadrifoglio en italiano) que adornaba los modelos de alto rendimiento y competición, incluso hasta hoy, el verdadero giro de los acontecimientos se produjo en 1923. En vista de la XIV edición de la Targa Florio, Alfa Romeo decidió no dejar nada al azar: el equipo preparó una versión específica «Corsa» del nuevo RL, la obra maestra de Giuseppe Merosi. El «tres litros» se hizo más liviano, más corto y más potente. Se convocó a los mejores pilotos de la época: Antonio Ascari, Giuseppe Campari, Giulio Masetti, Enzo Ferrari y Ugo Sivocci. Los dos últimos estaban al volante de una versión más agresiva del auto, con una cilindrada elevada a 3.154 cc y 95 CV. Pero tener buenos vehículos y los mejores pilotos para ganar carreras no era suficiente: también necesitaban un poco de suerte. Con esto en mente, la compañía decidió pintar un amuleto de la suerte en los capó de sus autos: un trébol verde de cuatro hojas.

Las primeras victorias

Mientras tanto, Romeo había reemplazado al ingeniero jefe de Alfa, Giuseppe Merosi, por Vittorio Jano, quien se unió a la compañía en 1923, en parte gracias a la persuasión del joven piloto de carreras de Alfa, Enzo Ferrari. El modelo debut de Jano fue el Alfa Romeo Grand Prix Tipo P2, que fue impulsado por el primer motor sobrealimentado de 8 cilindros en línea de Alfa con dos carburadores colocados después del compresor. El Alfa Romeo P2 ganó el Campeonato Mundial de Automóviles inaugural en 1925. El P2 ganó 14 Grandes Premios y las principales carreras, incluida la Targa Florio, y se convirtió en uno de los autos icónicos de los Grandes Premios de la década. Las marcas de ingeniería de Jano eran motores pequeños y eficientes, distribución de peso equilibrada y manejo ligero y preciso en carretera. Estos valores permanecen en el núcleo del Alfa Romeo de hoy. El P2 fue seguido por el Alfa Romeo 6C, en referencia al motor de 6 cilindros en línea. El 6C 1500 se lanzó en 1928 seguido del mas potente 6C 1750, que tenía una velocidad máxima de 152 kph y un chasis diseñado para flexionarse y ondularse sobre superficies irregulares. El 6C ganó múltiples carreras en 1929, incluidos los Grandes Premios de Bélgica, España, Monza y Mille Miglia. La mayoría de los automóviles fueron vendidos como chasis rodantes, y carrozados por constructores como Zagato y Touring Superleggera. El 6C se convirtió en un hito en la industria a principios de los años 30, ganando carreras y concursos de elegancia por igual.

De 6 a 8

Jano también fue responsable del legendario motor 8C en línea de 8 cilindros con sobrealimentador. Este fue el principal motor de carreras desde su introducción en 1931 hasta su retiro en 1939, y marcó con múltiples victorias en la gama de autos de calle, de carrera y deportivos de Alfa Romeo de la década de 1930. El 8C fue un verdadero «hiperauto», ganando las carreras más prestigiosas de la época al tiempo que exhibía tecnología y diseño de última generación: estaba mirando un 8C 2900 cuando Henry Ford dijo: «Cuando veo pasar un Alfa Romeo, me me saco el sombrero».

El nacimiento del «Monoposto»

Alfa Romeo desarrolló un nuevo motor de 8 cilindros para ser usado en el primer auto de Grand Prix Mundial. La confiabilidad del motor fue indiscutible y los nombres de famosos pilotos como Giuseppe Campari, Tazio Nuvolari y Achille Varzi se convirtieron en sinónimos de Alfa Romeo, ganando muchas carreras legendarias como la Mille Miglia, las 24 horas de Le Mans, la Targa Florio, y una larga lista de Grandes Premios internacionales. Además, las valiosas lecciones técnicas aprendidas de las carreras se transfirieron a modelos de producción estándar. Un vehículo que fue bastante experimental y que sin duda captó mucha atención fue el Alfa Romeo Bimotore. Diseñado por Luigi Bazzi para Scuderia Ferrari, el vehículo usó el Alfa Romeo Tipo B como punto de partida, y se le agregó un segundo motor de 8 cilindros detrás del conductor, que reemplazó el tanque de combustible que se movió a los lados del auto. El vehículo era extremadamente potente pero difícil de manejar. Solo se produjeron dos unidades y, si bien los vehículos no alcanzaron el éxito en las carreras, con Tazio Nuvolari detrás del volante, el vehículo alcanzó una velocidad máxima de 337 kph.

A nivel nacional, un Tipo C 308 llego para correr, y ganó varias victorias de la mano de Oscar Galvez. El gran Juan Manuel Fangio lo compró en 1950, donde lo alquilaba a varios pilotos como Cavalén, Bordeou, Menditeguy. Siempre fue corrido con el mismo motor, mismo chasis e igual caja, por lo que lo convierte en una especie de sobreviviente excepcional de la época. Hoy descansa en el Museo Juan Manuel Fangio de Balcarce.

Reconversión entre guerras

La recesión mundial que siguió al desplome de Wall Street de 1929 tuvo repercusiones en la expansión de Alfa: el Estado italiano asumió el control de la compañía en 1933. Ugo Gobbato fue nombrado Director general. En 1935, la compañía fue militarizada y todo el equipo de carreras fue confiado a la Scuderia Ferrari. Es a partir de este momento que surgieron muchos autos legendarios de Alfa Romeo, incluidos los 6C 2300, 6C 2500, 8C 2300 y 8C 2900. Bajo la dirección de Ferrari, en 1934 Alfa Romeo ganó mas carreras que cualquier otro fabricante. En 1939, la primera piedra fue establecida para la nueva fábrica en Pomigliano d’Arco, cerca de Nápoles, dedicada a la producción aeronáutica. El estallido de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, anuló los ambiciosos planes de la compañía. Como con la mayoría de las industrias italianas, Alfa se convirtió a la producción de guerra, y sus plantas fueron bombardeadas por los aliados. La planta de Portello cesó sus operaciones por completo tras los daños sufridos el 20 de octubre de 1944. El trabajo se reanudó el siguiente abril después de la firma del tratado de paz. El 6C 2500 fue el primer vehículo de posguerra construido por Alfa Romeo y la versión Freccia d’Oro fue desarrollada completamente por un departamento interno de Alfa Romeo. Producido en la planta de Portello en 1947, el vehículo presentaba señales de diseño que se convertirían en hitos distintivos, como la unión del escudo central con las dos tomas de aire laterales.

Victorias en la Formula 1

En 1950, el nuevo Campeonato Mundial de Fórmula 1 fue inaugurado, y para el Tipo 158, conocido como «Alfetta», significó 11 victorias en 11 carreras, con Nino Farina ganando el primer título de la historia. Al año siguiente, el Chueco, Juan Manuel Fangio, ganó el título con el Tipo 159, un auto de carreras de 425 hp capaz de alcanzar una velocidad máxima de 306 kph, gracias al motor 1500 más potente jamás fabricado. Estas victorias cimentaron la reputación de Alfa Romeo como una fuerza a tener en cuenta en el mundo de las carreras. A pesar de dominar los circuitos, Alfa Romeo necesitaba concentrar sus esfuerzos en relanzar autos de producción, y decidió retirarse de las carreras, invicto. El 1900 debutó en el mercado, como el primer automóvil Alfa Romeo que se fabricó en una línea de ensamblaje, y que se produjo sin un chasis por separado. Presentado en el Salón del Automóvil de París de 1950, fue el primer Alfa Romeo ofrecido con volante a la izquierda y fue etiquetado como «el sedán familiar que gana carreras».

La expansión

Mientras que Alfa Romeo se había retirado de las carreras de Grand Prix, la compañía siguió desarrollando una serie de autos de competición deportivos experimentales: el Alfa Romeo 1900 C52 “Disco Volante”. El automóvil tenía una carrocería aerodinámica probada en el túnel de viento y era capaz de alcanzar una velocidad de casi 241 kph. Tres Spiders se fabricaron en 1952, con un motor de cuatro cilindros de aleación de 2 litros; un año más tarde, uno se transformó en un coupé y la otra en una Spider de aspecto más convencional con motor de 3 litros y 6 cilindros en linea. Cuatro de los cinco autos de aspecto futurista construidos en total sobreviven hoy. Mientras tanto, la compañía cambió radicalmente durante la década del 50, transformándose en un fabricante a gran escala que se concentró en la producción de automóviles estándar, vehículos industriales, aviones y motores navales, y motores diesel para aplicaciones industriales. La Giulietta Sprint se presentó en el 54 en el Salón del Automóvil de Turín. Este automóvil, junto con un Spider (1955) y una berlina (1955), sería crucial, y no solo para la historia de Alfa: estableció nuevos parámetros (este fue el primer auto de producción con un motor Bialbero de aluminio) y encarnaba la voluntad de Italia de salir de los años oscuros de la guerra. Además, consolidó la vocación de Alfa Romeo como un importante fabricante de automóviles. La Giulietta Sprint ofreció un rendimiento y manejo desconocidos en el segmento, y se vendió tan bien que los pedidos tuvieron que suspenderse solo unos días después de su presentación. Además, las líneas de la Spider se convierten en un símbolo de los automóviles de fabricación italiana en los años 50.

Giulia. Nace una Estrella.

Ocho años después del éxito de la Giulietta, Alfa Romeo presentó la Giulia TI en el Autódromo de Monza el 27 de junio de 1962. Con un coeficiente de resistencia récord de 0,34, un peso de 1.000 kilos, y un motor de 1570 cc, la Giulia fue bien conocida por su conducción deportiva, aceleración, seguridad. El éxito de ventas de la Giulia llevó a Alfa Romeo a expandirse y abrir una nueva planta en Arese, cerca de Milán. Esta planta se convirtió en la sede de Alfa Romeo hasta 1986. Al final de su larga carrera, la Giulia y sus múltiples derivados, como la Sprint GT, la Spider Duetto del 66 y la Super, alcanzaron un objetivo excepcional de un millón de unidades producidas. La Spider Duetto es posiblemente el más famoso de los modelos, ya que fue el icónico auto deportivo conducido por Dustin Hoffman en la película de 1967, El Graduado. Solo se construyeron 6,325 unidades de la Spider 1600. El modelo fue reemplazado por la Spider Veloce 1750, la Spider 1300 Junior y la Spider Veloce 2000, fabricados hasta 1994.

Autodelta

Mientras expandía la producción en volumen por segmentos, fiel a su herencia, las actividades de Alfa en carreras de continuaron durante toda la década. En 1961 se creó Autodelta y se convirtió en el departamento de carreras de Alfa Romeo. El equipo salió victorioso en pistas de todo el mundo con modelos como Giulia TZ y TZ 2. Los modelos fueron parte del esfuerzo de la compañía para competir en la categoría Gran Turismo. El equipo también desarrolló la Giulia GTA, «A» por «Alleggerita», alivianada en italiano. Con un peso de solo 745 kilos, la GTA tenía paneles de aluminio en lugar de acero, llantas de aleación de magnesio, y ventanas laterales de plástico transparente. Las versiones de Giulia GTA se fabricaron en versión Stradale o Corsa. La Giulia GTA ganó siete campeonatos europeos y múltiples carreras internacionales, convirtiéndose en uno de los Alfas más emblemáticos de la historia. Para la marca representaba un nuevo paradigma: el automóvil cotidiano que gana carreras. La frase en ese momento era «Una vittoria al giorno con la macchina di tutti i giorni». En 1967, se estrenó un nuevo Alfa deportivo: el Tipo 33. Este fue un prototipo de carreras presentado por equipos respaldados por la fábrica. Durante sus 10 años de carrera, el Tipo 33 ganó el Campeonato Mundial en 1975 y 1977. El Tipo 33 no solo ganó carreras, sino que también inspiró a uno de los íconos más grandes de la marca Alfa Romeo: el 33 Stradale. Construido completamente a mano y con configuración de motor central, la Stradale fue uno de los primeros superdeportivos del mundo, con una velocidad máxima de 260 kph. Solo se construyeron 18 vehículos, pero esta pequeña tirada tuvo un gran impacto para la marca. Todavía hoy, la 33 Stradale es una de las expresiones más altas de una coupé deportiva con motor central.

Nuevos segmentos

Alfa Romeo continuó expandiendo sus productos, y en 1971 fue el lanzamiento del Alfasud, un entry – level rápido y compacto equipado con una serie de soluciones mecánicas sofisticadas, que incluía un motor bóxer de 4 cilindros y tracción delantera. La producción de Alfetta comenzó en Arese al año siguiente. Este sedán deportivo con mecánica sofisticada (motor delantero, tracción trasera, puente De Dion y transaxle) fue líder en su segmento durante muchos años. La Alfetta GT (1974), GTV (1975), seguido del Alfa 75 (Milano en los Estados Unidos) fueron la columna vertebral de la producción en la planta de Arese. La pasión por el rendimiento, en la calle y en la pista, continuó en la década del 70. Inspirada en el prototipo de la «Expo» de Montreal presentado en 1967, la marca lanzó la versión de producción de la Montreal en 1970. Con líneas agresivas, un motor V8 derivado de la 33 Stradale y un gran rendimiento, la Montreal fue uno de los grandes recorridos icónicos de la ‘ 70s. La marca ganó dos títulos del Campeonato del Mundo en los años setenta: en el 75 con el 33 TT 12 (Campeonato de Fabricantes), y en el 77 con el 33 SC 12 (Campeonato de Prototipos). Alfa Romeo también estuvo activo en la Fórmula 1, con el modelo Tipo 179 y una línea de pilotos que incluía a Mario Andretti.

FIAT

En 1986, Fiat Group adquirió Alfa Romeo, y produjo la nueva berlina de cuatro puertas, la 164 (1987). El vehículo fue diseñado por Pininfarina y fabricado en la planta de Arese. Productos exitosos como la 156 y la 147, ambos galardonados como Auto del Año en 1998 y 2001 respectivamente, fueron sucesos de ventas para Alfa en los años venideros.

8C Competizione

En el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2003, nació otro ícono, cuando la compañía presentó la competencia 8C Competizione. Cuando el vehículo de producción vio la luz del día en 2007, con un V8 de 4.7 litros y 450 hp derivado de Ferrari, este superdeportivo era para coleccionistas y unos pocos propietarios afortunados, con una tirada de solo 500 unidades producidas. Se unió al 8C Spider en 2008, que mantuvo las mismas características mecánicas y rendimiento que la coupé. La primera parte de su nombre se refiere a la arquitectura del motor de ocho cilindros que dominó los circuitos de carrera en los años 30 y 40. La otra sección rindió homenaje al 6C 2500 Competizione Coupe que Fangio condujo en las carreras de Mille Miglia de la década de 1950. El vehículo cuenta con una velocidad máxima de casi 300 km / h.

100 años

Para celebrar el centenario en el 2010, Alfa revivió a la Giulietta. El Centro Stile Alfa Romeo diseñó a la nueva Giulietta, que reemplazo a la exitosa 147, un hatchback de cinco puertas con un aspecto inconfundible de Alfa Romeo, capaz de expresar tanto agilidad como un alto grado de confort en los caminos de todos los dias. Utilizando soluciones de suspensión sofisticadas, dirección activa de doble piñón y tecnologías de fabricación de vanguardia, la Giulietta logró excelentes niveles de confort a bordo, características dinámicas y seguridad (tanto activas como pasivas). Otro regreso fue el de la Giulia en 2016, y la introducción de la Stelvio en 2017, culminando la década con estilo. La Giulia, un sedán deportivo de alto rendimiento con un motor turbo de 2 litros y 280 hp y, más notablemente, la versión Quadrifoglio con un motor V6 biturbo de 505 hp de 2.9 litros derivado de Ferrari ganaron varios premios en 2018. La SUV Stelvio, llamada así por el famoso camino de montaña, el Stelvio Pass en Italia, siguió los pasos de la Giulia, ganando múltiples premios y estableciéndose como el punto de referencia entre los SUV crossover de alto rendimiento. En 2018, y en asociación con el Sauber F1 Team, Alfa Romeo regresó a la Fórmula 1 después de mas de 30 años fuera de la categoría. Para ayudar a celebrar los 110 años de la marca, Alfa Romeo presentó en marzo 2020 la Giulia GTA, un sedán de alto rendimiento de edición limitada que se remonta al famoso Giulia Sprint GTA de 1965, que dominó las carreras de autos de carrera de su época. Para el nuevo modelo GTA, se quitaron 100 kg de peso, así como un aumento de aproximadamente 30 caballos de fuerza del V6 biturbo derivado de Ferrari. El resultado es una increíble relación peso-potencia de solo 6.2 lb/hp. Limitada a 500 unidades en todo el mundo, la GTA presenta una amplia aplicación de fibra de carbono por dentro y por fuera, así como una cabina inspirada en los autos de carrera repleta de Alcantara, tanto en el volante, el tablero, los paneles de las puertas y los asientos. Una versión GTAm más extrema elimina los paneles de las puertas interiores y los asientos traseros en favor de una jaula antivuelco y asientos delanteros más agresivos, con cubiertas de fibra de carbono. Con su GTA, los pocos afortunados propietarios también reciben una funda Goodwool para proteger el auto, un casco Bell con la librea especial de GTA, y un traje de carreras Alpinestars, guantes y zapatillas. Suertudos.